Adversario: Tú eres mi rival, pero no mi enemigo. Porque tu resistencia me da fuerza, tu voluntad me da coraje, tu espíritu me ennoblece. Y a pesar de que quiero vencerte, si lo logro, no te humillaré. En lugar de eso te honraré, porque sin ti no sería nada.

Llámeme ahora
+
Llámeme